El Dr. Philip Beer, médico especialista en oncología de precisión del Reino Unido, ha participado recientemente en una charla titulada “Novedades en perfiles moleculares de cáncer”.

En la misma, ha destacado especialmente los avances en las técnicas moleculares que están permitiendo entender las alteraciones genómicas relacionadas con el desarrollo y el tratamiento del cáncer. Según ha indicado, es importante que esta vía de diagnóstico y conocimiento se instaure en la práctica clínica habitual, porque cada vez son más numerosas las terapias dirigidas y los análisis genómicos son un gran aliado para determinar cuál va a ser más ventajosa para cada paciente.

“Es una estrategia muy beneficiosa para la salud del enfermo, que puede evitar tratamientos agresivos innecesarios y también para el sistema de salud”. Gracias a los análisis genómicos, se podría saber en un buen número de casos qué opción va a ser más eficaz para el paciente, permitiendo al sistema una mejor gestión de los recursos.

El tratamiento más eficaz

En los últimos cinco años se han aprobado 63 nuevos medicamentos para combatir el cáncer, y en estos momentos hay unos 600 en fase de I+D. “Contamos con diversas soluciones que también van mejorando y que pueden facilitar una mejor elección. Por ejemplo un test genómico que ya puede secuenciar un total de 313 genes”, ha afirmado la responsable de Soporte Científico de la compañía OncoDNA –organizadora de la charla-, Dra. Ana Finzel Pérez.

El test ha demostrado su eficacia en más de 1.000 pacientes de 30 países diferentes. Actualmente analiza muchos más genes, lo que aumenta la precisión del cálculo de la carga mutacional del tumor. También incluye más regiones asociadas con la sensibilidad o resistencia a la inmunoterapia y otros fármacos de nueva generación.

La doctora Finzel también ha hecho referencia a las nuevas herramientas que el big data pone al alcance de los especialistas, como una base de datos en la que hay acumulados un millón de variantes, 800 fármacos, 2.000 ensayos clínicos y 10.000 pruebas realizadas. Y una herramienta que integra e interpreta resultados de cualquier tecnología genómica, datos de patología molecular, estudios de expresión e información clínica, para llegar al tratamiento más adecuado para cada paciente.