El congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que ha tenido lugar en Barcelona y concluyó el 1 de octubre, ha tratado las últimas novedades en el diagnóstico y tratamiento del cáncer, con una presencia muy significativa de la oncología de precisión.

El debate “La medicina de precisión en oncología en Europa: ¿sueño o realidad?”
-el 29 de septiembre, organizado por OncoDNA- versó sobre el uso de las plataformas de secuenciación, las biopsias líquidas, la financiación de los perfiles moleculares por los diferentes sistemas nacionales de salud europeos y la eficacia de la oncología de precisión frente al acceso a fármacos y sistemas de diagnóstico.

Fueron ponentes Philip Beer, especialista en oncología de precisión en diversos centros públicos y privados del Reino Unido; Özlem Er, jefa del Departamento de Oncología Médica en el Hospital Universitario de Maslak-Acibadem de Estambul (Turquía); Jesús García-Foncillas, director del Instituto Oncológico OncoHealth (España); Jean-François Laes, director científico de OncoDNA; Marc Peeters, jefe del departamento de oncología del Hospital Universitario de Amberes (Bélgica); y Pascal Pujol, presidente de la Sociedad Francesa de Medicina Personalizada y jefe de servicio en el Hospital Universitario de Montpellier.

En el debate se habló del impacto positivo que tiene emplear herramientas que proporcionen una mayor información del tumor de un paciente utilizando la menor cantidad de muestra (tejido o sangre) posible. La llegada de la biopsia líquida ha sido de vital importancia en la oncología de precisión, aunque sigue estando por detrás de la biopsia de tejidos en cuanto a su uso en la práctica clínica.

Se destacó que es preciso fomentar el uso de test genómicos y biopsias líquidas con rangos de análisis cada vez más amplios en la práctica clínica diaria, para conocer el perfil molecular completo de cada tumor y poder darle al paciente desde el inicio de su enfermedad un tratamiento personalizado, con mayor probabilidad de éxito.

Algunos de los presentes aseguraron que hay una solicitud urgente por parte de la comunidad médica de que aparezcan iniciativas de apoyo financiero a pruebas de este tipo, para que la medicina personalizada en oncología no sea un lujo, sino una realidad para todos. De hecho, se pusieron sobre la mesa varios ejemplos como el de la Belgian Liberal Mutuality, el proyecto MDLUX de Luxemburgo y el de las aseguradoras del Reino Unido.