Las personas con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de desarrollar afecciones médicas graves, incluida la diabetes tipo 2, presión arterial alta y enfermedad cardiovascular. El sobrepeso y la obesidad también están asociados con un mayor riesgo de cáncer.

Varios estudios indican que el sobrepeso o la obesidad pueden aumentar el riesgo y desarrollo del cáncer. Los posibles motivos por los que la obesidad está relacionada con el cáncer son:

  • Aumento de los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1, lo que puede contribuir para que se produzcan algunos tipos de cáncer.
  • Inflamación crónica, que es más frecuente en las personas con obesidad y se relaciona con un aumento en el riesgo de cáncer.
  • Cantidades más elevadas de estrógenos producidas por el tejido graso, lo que puede desencadenar el crecimiento de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama o de endometrio.
  • Las células grasas también pueden afectar los procesos que regulan el crecimiento de las células cancerosas.

Las investigaciones sugieren que mantener un peso saludable está asociado con un menor riesgo de cáncer y de reaparición de cáncer en los supervivientes.

La obesidad, en general, se mide con el índice de masa corporal (IMC), la relación entre el peso y la estatura de una persona, y las medidas de la cintura. Un IMC normal oscila entre 18,5 y 24,9. Un IMC entre 25 y 29,5 se considera sobrepeso, mientras que un IMC de 30 o más se considera obesidad. Además, las personas con medidas de cintura más grandes tienen un mayor riesgo de tener distintas enfermedades, como por ejemplo enfermedades cardíacas.

(Salud Total. 102. p. 62. JC Esteban)